Skip to content

Puntería y corsés

18/08/2015

Antes los carretes de fotos eran preciosos como tambores de revólver y había que apuntar igual de bien antes de disparar, fuesen fotos o balas. Doce, veinticuatro o quizá treinta y seis eran los cartuchos que podía gastar quien aspiraba a atrapar la luz de un momento irrepetible, y la economía de recursos parecía pedir a gritos talento.

El tiempo multiplicó hasta el infinito las balas de los fotógrafos y ahora no hace falta pensárselo para apretar el gatillo: se dispara a todo lo que se mueve. Quien tenga buena puntería seguirá sacando grandes fotos, pero ¿cuántos de los que, como yo, acumulan cientos en su tarjeta de memoria o en su móvil, salvarían doce para revelarlas en papel? ¿Quién tiene doce tan buenas como las buenas que antes llenaban un carrete?

Y quien dice fotos dice cualquier otra creación, como tan bien explica T.S. Eliot, citado por Robert McKee en El guión:

La imaginación, cuando se ve forzada a trabajar dentro de un marco estricto, debe realizar el mayor de los esfuerzos, lo que le llevará a producir sus mejores ideas. Cuando se le ofrece libertad total, probablemente su trabajo resulte deslavazado.

T. S. Eliot lo dijo en 40 palabras. Yo lo he intentado con 157. Ejemmm…

Advertisements
No comments yet

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: